Nochevieja con escalada y algo de acción

Nochevieja con escalada y algo de acción

Seguro que muchos de vosotros ya estáis pensando en el cotillón de mañana, donde pensáis pasarlo de maravilla mirando a un montón de maduras culonas bailando como si no hubiera un mañana, moviendo el trasero de un lado a otro y pensando que son todo un icono de sensualidad, aunque muchas ya sean madres entradas en año y hasta abuelas. Es lo que tiene el frenesí de la despedida de un año y la entrada de uno nuevo, que todo el mundo se desfasa un poco.

Ni las fechas, ni la hora ni seguramente la climatología da para celebrar un fin de año haciendo escalada, pero qué queréis que os diga, yo creo que si quieres, realmente puedes. No digo que haya que subir el Everest precisamente, ni más en plan nacional, irte a la sierra a andar como cabras vagando por los montes, pero sí que se puede organizar una verdadera despedida de año como más nos gusta a los miembros de esta comunidad: esto es, en plena naturaleza, rodeado de la belleza que da la madre tierra, y sin tener que dejar atrás algunas diversiones propias del momento.

Hace unos años, cuando era más joven y pasamos una Nochevieja con mis padres en un albergue rural, yo ya me lo planteé, aunque los mayores se negaron en redondo, y yo en venganza, me comí las uvas y pasé todo el resto de la noche viendo porno en mi habitación; y ojo, no fue un plan muy afortunado, porque la cobertura era malísima en aquellos lares y no se me dio todo tan bien como hubiera querido. Más bien cogí un sofocón bastante mal llevado, pero bueno, son cosas que pasan y para las que no estaba bien preparado. Pero ahora, con más experiencia y también con algunos avances tecnológicos que aseguran más el éxito, esto podría cambiar.

Hace algún tiempo, leí en el periódico la noticia de una pareja que había pasado la ultima noche del año en una cueva, perdidos en el monte; los encontraron al día siguiente, con algo de hipotermia pero por suerte sin ningún otro daño que lamentar. Aunque fue un accidente y desde luego no es la mejor manera de empezar el Año Nuevo, en aquel momento pensé que, dentro de todo, había sido una aventura que nunca olvidarían y que podrían contar a sus hijos y nietos, si alguna vez los tenían. Después de todo, ¿cómo se les ocurre aventurarse así por esos mundos de Dios?

Pero ahora, con la mente un poco más sucia, se me ocurre que quizá la cosa no fue tan casual, y el único problema es que se les fue un poco de las manos. Porque después de todo, ¿puede haber otra cosa más romántica que organizar una Nochevieja a solas con tu chica en medio de un páramo (siempre que ella esté de acuerdo y guste de esas cosas, por supuesto)? Quizá el perderse no estaba en sus planes, y de todas formas, imagino que algo andarían haciendo para darse calor, ya que pasaron la noche en plena sierra bajo un saliente y al parecer no estaban tan malogrados como hubiera cabido esperar. Dicen que el calor humano es el mejor en estas situaciones, y quizá un poco, o un mucho, de sexo salvaje al aire libre les salvara la vida, la fiesta, e incluso les hiciera pasar la mejor noche de sus vidas.

De todas formas, si algo así se os ocurre, planificadlo bien y no permitáis que cualquier pequeño fallo os arruine la velada. Porque lo importante es pasar la última noche del año y dar la bienvenida al siguiente disfrutando,  de la forma que más os guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *